Día Internacional Contra el Trabajo Infantil

Este día lunes 12 de junio, el acto cívico, correspondió al cuarto medio A, del profesor Ricardo Jaramillo, fueron los estudiantes Mario Rozas y Jairo Campos quienes encabezaron este acto. Al respecto de la importancia de este día, tenemos en palabras de la OIT:

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) lanzó el «Día mundial contra el trabajo infantil» en 2002 para concienciar acerca de la magnitud de este problema y aunar esfuerzos para erradicar esta realidad. El 12 de junio de cada año tenemos la oportunidad de fomentar y coordinar las iniciativas de los gobiernos, las patronales y sindicatos, la sociedad civil, los medios de comunicación y muchos otros actores locales, como escuelas y ayuntamientos, en la lucha contra el trabajo infantil.

El trabajo infantil, es una de los principales motivos para la deserción escolar, ya que para muchos niños se hace incompatible el trabajo y el estudio, junto al embarazo escolar, representa uno de los factores de mayor incidencia dentro de nuestro paisa.

Según las últimas estimaciones entregadas por la OIT, en el informe mundial “Un Futuro sin Trabajo Infantil”, en el mundo 246 millones de niños y adolescentes, de 5 a 17 años están incorporados al trabajo. Tres cuartas partes de ellos están atrapados en sus peores formas, que incluyen, entre otros, los trabajos peligrosos tanto por sus condiciones como por su naturaleza, la esclavitud, el tráfico de personas, la servidumbre por deudas, la prostitución, la pornografía y otras actividades ilícitas. En América Latina y el Caribe uno de cada cinco niños (20 millones) ente 5 y 14 años trabaja.

Aunque comparativamente a nivel internacional los datos obtenidos en esta investigación son menos preocupantes que los de otras naciones en desarrollo, el panorama revelado tampoco es alentador: en Chile hay más de 196 mil niños y adolescentes trabajadores, de los cuales poco más de 107 mil lo hace en condiciones inaceptables. Ellos se ven afectados por dos o más de estas características: no han cumplido la edad mínima de admisión legal al empleo de 15 años, no asisten a la escuela, trabajan en la calle, de noche o por más tiempo que la jornada legalmente establecida para todos los trabajadores. Son niños y adolescentes que se ven seriamente limitados en el ejercicio de sus derechos a la educación, recreación, salud física y mental. Tampoco crecen en un ambiente de cariño ni de protección, lo que limita las oportunidades de progreso y desarrollo

En Chile, como en otras partes del mundo, el trabajo infantil y adolescente se explica por la necesidad que tienen familias muy pobres de asegurar la subsistencia. Algunas de ellas presentan problemas de desintegración de sus hogares, abandono por parte de alguno de los padres, violencia intrafamiliar, alcoholismo e incluso drogadicción. En estos casos, el trabajo infantil y adolescente no es sino la expresión más visible de una realidad social ligada a una miseria aún más profunda que la sola falta de ingresos.

Nota a cargo del profesor Rodrigo Benavides

Fotografías Manuel Silva

Los comentarios están cerrados.